Los mejores magos de la historia: Rene Lavand

Rene Lavand es un ilusionista argentino de fama mundial especializado en cartomagia. Su nombre completo es Héctor Renato Lavandeira, y vive en Tandil desde su infancia.

Lavand realiza sus ilusiones con la única ayuda de su mano izquierda, ya que perdió la derecha en un accidente cuando sólo tenía nueve años, su brazo quedo bajo la rueda de un carro durante el corso del pueblo. Lejos de dejarse derrotar por tal circunstancia, Lavand practicó la cartomagia obsesivamente desde su infancia hasta alcanzar un completo dominio de la baraja. Para ello debió seguir un camino autodidacta porque “todos los libros y técnicas son para magos de dos manos”.

Sin embargo, la atracción de los espectáculos de Lavand no radica exclusivamente en la asombrosa manera en que ha superado su discapacidad, sino en las historias (escritas en su mayoría por sus amigos Rolando Chirico y Ricardo Martín) con las que viste sus ilusiones, y en su expresivo manejo de la pausa y el silencio como recursos dramáticos.

Su juego más famoso es la versión que realiza de un clásico de la cartomagia llamado “Agua y aceite”; en él utiliza una de las frases que definen su arte: “no se puede hacer más lento”. Fue él quien acuño la palabra “lentidigitación” que, en contraposición a la prestigiditación, define a la ilusión ejecutada lentamente a fin de llevar la imposibilidad a su máxima expresión. Otra de sus frases recurrentes en sus presentaciones en televisión, al enfrentar algún plano medio de cámara es “La cámara implacable no me deja mentir…”.

Otros conceptos clave de su arte son “añadirle belleza al asombro”, y la búsqueda de “la belleza de lo simple”. Lo primero lo consigue a través de los cuentos, poesías y música que utiliza en sus presentaciones. Y lo segundo, llevando sus movimientos, gestos y palabras a lo esencial, logrando así un mayor asombro y disfrute por parte de los espectadores. La ilusión en la que más lo consigue es -según sus propias palabras- “Las tres migas”: en ella tres migas de pan aparecen una y otra vez dentro de un pocillo de café, a pesar de haber sido claramente arrojadas fuera de la mesa.

Rene ha publicado varios libros en los que se describe su obra, entre ellos: “Lentidigitacion Vol. I”, “Lentidigitacion Vol. II” y “La Belleza del Asombro”.